Viajando a Huaral

Plaza de armas de Huaral
Plaza de armas de Huaral

Nos vamos nuevamente al Norte Chico hacer turismo y esta vez se trata de unas de las ciudades más históricas, divertidas e interesantes, esta vez nuestro viaje tiene como destino Huaral. No podemos esperar para partir la famosa «Ciudad de mis Amores«.

Huaral es la capital de la provincia limeña del mismo nombre, tiene un pasado virreinal, fue fundada en el año 1551, así que imagínense cuánta historia nos espera. Huaral está  a unos 80 kilómetros de la ciudad de Lima, nuestro viaje dura una hora y media, por fin llegamos y nos recibe una ciudad muy moderna, llena de color, luces y con mucho comercio, bastante moderna, claro es uno de los centros económicos del Norte Chico.

Como en nuestros demás recorridos de turismo por el Norte Chico, usamos la plaza de armas como punto de partida, y Huaral no es la excepción. La plaza de armas de Huaral debemos decirlo, es bastante bonita, con flores alrededor y una pileta central que baña un singular monumento, frente a la plaza está la municipalidad y la iglesia principal de la ciudad, la Iglesia de San Juan Bautista.

Un amigo de Huaral a quien le advertimos de nuestro viaje nos recibe y nos cuenta algunos atractivos que no nos podemos perder, así que obedientes lo seguimos a una tradicional pelea de gallos, él me relata que Huaral tiene una larga e importante tradición en crianza de gallos a navaja.

Después de un tarde de gallos nuestro recorrido de turismo en Huaral continúa y ahora nos vamos a comer, y aunque ya habíamos probado el famoso “chancho al palo” huaralino, esperábamos hacerlo otra vez pero esta vez en el mismo Huaral, así que nos dirigimos a uno de sus restaurantes más famosos y una gran porción del chancho al palo sirvió para deleitarnos a todos. Que sabroso, sin duda alguna en Huaral es más rico. Aprovechamos saliendo de comer y compramos naranjas y mandarinas, porque deben saber que Huaral tiene las mejores, así que este será nuestro “botín” de regreso a casa.

Mi amigo me dice que un buen momento para visitar y hacer turismo en  Semana Santa, ya que se realiza una gran festividad en toda la ciudad, desbordando alegría, música y esa hospitalidad que sólo tiene el Norte Chico. Y si de fiestas se trata, también nos recomienda la de el Señor de los Milagros el 28 de octubre, una de las más famosas de Huaral.

Seguimos nuestro recorrido por Huaral, y caminando como paseando conocemos “Los tres arcos”, después muy cerca la “Plaza Centenario”, el “Parque el Trébol”, la famosa “Alameda Sur” con su singular monumento a las frutas que produce Huaral.

Con nuestra gran bolsa llena de frutas, ponemos fin a nuestro viaje de turismo a Huaral, como siempre contentos de visitar y conocer más el Norte Chico, y también con la promesa de regresar pronto a Huaral para que sea el punto de partida para demás viajes a otros distritos huaralinos. Solo nos queda despedirnos e invitarlos a que también visiten Huaral. Hasta la próxima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *