Viajando a Barranca

Hoy nos vamos a Barranca, un viaje en donde  sospechamos que nos vamos a divertir mucho, conocer algo de historia, comer rico, conocer gente e ir a bellas playas. Vamos a visitar los mejores lugares turísticos de este espectacular lugar.

Barranca es la capital de la provincia limeña del mismo nombre, una de las principales ciudades del Norte Chico, además de ser una de las más modernas, con gran historia y muchos lugares para descubrir. Después de recorrer 175 kilómetros en la Panamericana Norte, la ciudad de Barranca nos da la bienvenida, nuestra aventura empieza y ya nos pica los pies por bajar del auto y recorrer este bello lugar.

barranca
Barranca

Llegamos a la Plaza de Armas de Barranca, vemos muchos negocios y restaurantes alrededor, mucha gente amable y un aire costero que se siente a mar cada exhalada; rápidamente notamos que la plaza tiene algo diferente, muy bonita; también logramos divisar una iglesia, la principal de Barranca, se trata de Parroquia San Ildefonso, un iglesia de estilo neoclásico con una muy bonita fachada y un impresionante paisaje detrás.

Logramos divisar un inmenso Cristo Blanco nos da la bienvenida con los brazos abiertos, se trata de la estatua del Cristo Redentor, mide 20 metros y se ubica en el cerro colorado, nos vamos al mirador donde se ubica y nos encontramos con la mejor vista de la ciudad, y a los lejos divisamos las playas, allá vamos.

Vamos a la playa, el clima y el viaje lo amerita, pero antes de bajar a las playas, debemos decidir a cuál de las 6 playas iremos, difícil decisión. El circuito de playas de Barranca está conformado por la playa Chorrillos, Miraflores, la caleta de pescadores Puerto Chico, la otra caleta Vidal, Áspero, Pucusana, Quitacalzón y  Viño chico. Mejor vamos a todas. Y así pasamos toda la mañana de playa en playa disfrutando del mar y el sol.

Llegó la hora de comer y esta vez sí que estamos en un gran dilema, lo queremos comer todo y Barranca es famosa por su sabrosa gastronomía, se dice que aquí están los mejores Tacu tacus del Perú, o podemos optar por el tradicional “Meneado de pavo”, suculento plato elaborado con maíz blanco molido y carnes de aves; no olvidemos los tamales de Barranca o un cebichito, con su tradicional ají arnaucho. Todo delicioso…

caral
Caral

Para cerrar con broche de oro nuestro viaje, nos vamos al Caral, a tan solo 25 minutos de Barranca. Se trata de la ciudad más antigua de América (data de 5000 años de antigüedad), un lugar de interés arqueológico, donde vemos los vestigios de esta gran civilización, muros, pirámides y demás restos. Increible que todo esto tenga 5 mil años.

El viaje termina y estamos felices de conocer Barranca, su gente alegre, una ciudad que cada vez se moderniza más, pero guarda su esencia y tradición. Obviamente vamos a regresar por más tacu tacus… me faltó probar el de mariscos. ¿quién quiere uno?. Me dicen que en Semana Santa se pone más bonita y hay muchas actividades, será motivo para regresar por esas fechas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *