Viajando a Pativilca

 Pativilca
Plaza de armas de Pativilca

Otra vez regresamos al Norte Chico, esta vez nuestro deseado destino es el distrito de Pativilca, uno de los 5 distritos de la provincia limeña de Barranca. Nuestro viaje será inlcuyen todos los atractivos turísticos, históricos y de diversión de este bello lugar.  ¿Nos acompañas?

Partimos de Lima por la Panamericana Norte, a la altura del kilómetro 205 un pequeño letrero nos da la bienvenida, ya estamos en Pativilca, un pequeño pero bello pueblo que supera por poco los 20 mil habitantes, empezamos nuestro recorrido por la ciudad, notamos que el río Pativilca baña la ribera derecha y un poblador nos explica que este río nace en el nevado de Cajatambo. El paisaje es digno de fotografiarse, a los alrededores notamos muchos sembríos, claro, la mayor actividad de Pativilca es la agricultura, sobre todo la caña de azúcar.

Ya en la ciudad de Pativilca, nuestro primer destino es el famoso Museo Bolivariano (fundado en 1942), este pequeño pero interesante museo  se ubica en la misma plaza de armas de la ciudad, es una casona colonial que está acorde con las construcciones de la plaza. El nombre del museo nos hace preguntar, y nos enteremos ávidos de aprender que esta bella ciudad alguna vez albergó al libertador Simón Bolívar, y en este lugar, hoy museo, vivió y fue nada menos que el Cuartel General del Libertador, hoy los visitantes pueden ver  libros, obras, pinturas  y enseres que el mismo Bolívar utilizó. El museo también tiene una sala de historia de el Norte Chico, no se deben ir sin echar un vistazo, muy interesante.

pativilca
Museo Bolivariano

Un descanso el la Plaza de armas de Pativilca, en donde vemos en el centro una imponente estatua a caballo del Libertador Simón Bolívar, rodeada de piletas y me cuentan que en la noche las luces que iluminan la plaza la hacen más hermosas.

Salimos del museo sabiendo un poco más de nuestra historia pero ya es hora de comer, y me han contado que en Pativilca se come delicioso, claro…  como en todo el Norte Chico. Vamos a un acogedor restaurante de la ciudad y pedimos el plato más famoso y delicioso del lugar, el exquisito “Picante de camarones” obviamente con elaborado camarones de Pativilca, un verdadero manjar; aunque también me recomiendan el “picante de cuy”, qué dilema. En lo que si no tenemos dudas es en comprar una buena ración de los deliciosos alfajores de miel y manjar blanco, típico de Pativilca, sospecho que ninguno llegará a Lima, imposible comer solo uno.

Pero Pativilca guarda más historia que desconocemos, una amigo de la ciudad nos cuenta que en este lugar Pachacutec inició su campaña para conquistar el norte del incanato, increíble todo lo que aprendemos viajando; además alguna vez fue la cuna de las culturas Preincas Chilca y Mochica.

Nuestro viaje llega a su fin y ahora podemos decir con orgullo que conocimos un bello lugar, lleno de historia, de cultura, de gente muy amable, deliciosa comida… podemos decir que conocimos Pativilca, y que como predije, ya nos comimos todos los alfajores. ¿regresamos por más?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *