Viajando a Chancay

 

 Chancay
Plaza de Armas de Chancay

Preparamos todo para empezar nuestro nuevo viaje al Norte Chico, esta vez el destino es sin duda uno de los mejores, hoy conocemos Chancay.

A unos 65 kilómetros de Lima, nos da la bienvenida la ciudad de Chancay, una de las doce distritos de la provincia de Huaral, una ciudad de envidiable clima, besa coqueta al mar,  tiene una historia importante en la cultura prehispánica la cual le da el nombre la ciudad, además de muchos lugares turísticos, gente acogedora y como en todo el Norte Chico, exquisita comida.

Llegamos a Chancay y nuestra primera parada es la Plaza de armas de Chancay, nos sorprende su tamaño, bastante grande, desde aquí divisamos restaurantes, hoteles y demás comercios; en el medio vemos una bella glorieta de estilo colonial, muy cerca vemos un interesante monumento, leemos la inscripción y se trata del Monumento integrante del Patrimonio Cultural de la Nación, donado por el ilustre médico Luis Felipe del Solar en 1914, casi 100 años. De la plaza como en todas las plazas, vemos la iglesia principal de la ciudad, se trata de la Iglesia Matriz de la Inmaculada Concepción, un bella iglesia de tipo colonial, de obligada visita.

Pero nuestro viaje recién empieza y Chancay tiene muchos lugares arqueológicos de mucho interés, como Complejo arqueológico Cerro Macatón, el Complejo arqueológico El Cortijo o el Complejo arqueológico Cerro Trinidad el que será nuestro próximo destino, bajando al sur de la ciudad encontramos este fascinante lugar en donde vemos excavaciones y un pequeño museo de sitios; muy cerca y el que se convierte el próximo destino es los famosos “Baños de Boza”, complejo arqueológico pre inca, un  rápido paseo nos basta descubrir más sobre la cultura Lima. Nuestro recorrido arqueológico sigue en este circuito de  lugares históricos como Complejo arqueológico de Lumbra, Complejo arqueológico Hatillo, Esquivel, Lauri, y el Cerro Gorgona. Sin duda tenemos que regresar para seguir descubriendo estos fascinantes lugares.

Regresamos a la ciudad de Chancay y todo este conocimiento debe cerrar con broche de oro en el Museo de Chancay, en donde encontramos una de las más grandes colecciones de objetos de la cultura Chancay, piezas que van de textiles, ceramios y figuras. Un paseo bastante educativo resultó nuestro viaje a Chancay.

Y ahora llegó la hora de comer, y el Norte Chico tiene una fama muy bien ganada en su tan variada gastronomía, y Chancay no es la excepción. Empezamos con la famosa “Causa Chancayana”, nada que envidiar a la Causa limeña, luego unos cebiches y pescado, todo delicioso y a la altura de la comida del Norte Chico.

Chancay
Playa de Chancay

Llega la tarde y damos un paseo por la playa de Chancay, una bella playa, tranquila, con un malecón que hace disfrutar el paisaje al máximo.

 chancay
Castillo de chancay

La noche llega y debemos ir a uno de los lugares más famosos de la ciudad, nos referimos al “Castillo de Chancay”, imponente castillo ubicado sobre los acantilados rocosos de Chancay, me dicen que se construyó entre 1924 y 1935, mandado a construir por la señora Consuelo Amat y León, bisnieta del virrey Manuel Amat y Juniet, quien por sus viajes a Europa imitó un castillo medieval en plena costa peruana, probablemente el castillo más famoso del país. Este lugar cuenta con un interesante museo, y varias zonas recreativas, incluyendo discoteca para los que les gusta la fiesta y la noche,  pero además es un hotel, se imaginan pasar la noche en un castillo, toda una aventura.

Nos vamos de Chancay muy contentos y con muchas ganas de regresar, queremos conocer más sobre la cultura Chancay y regresar al castillo, a ver si esta vez tengo suerte y veo el espíritu de doña Consuelo, que dicen pasea por la noches por los pasillos del castillo. Hasta la próxima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *