Un inolvidable recorrido por toda la costa del Norte Chico

Con muchas ganas de aventura y conocer,  decidí embarcarme a uno de los viajes más emocionantes de mi vida, con más ganas que guías salí a conocer toda la costa del Norte Chico, el recorrido incluyó muchos  kilómetros de bellas  playas, pueblos entrañables, mucha gente amable, naturaleza fascinante, sabrosa comida, paisajes inolvidables y la promesa de volver nuevamente. Y todo empiezas así…

Me dijeron que primera parada  tenía que ser la playa El Paraíso, así que sin pensarlo dos veces nos aventuramos. Llegando a la altura del kilómetro 136 de la Panamericana Norte ya  en Huara, más o menos a 2 horas y media de Lima, un letrero en un paradero nos daba la bienvenida, por fin llegamos, pero un poblador amablemente me dice que debemos seguir un camino de trocha para llegar a la playa, así que 6 kilómetros después y con muchas ansias llegamos a la playa El Paraíso, apenas llegamos caímos en cuenta que el nombre se lo tenía bien ganado, una hermosa playa de aguas cristalinas, que forman espejos, las olas mansas y un paisaje digno de postal; sólo interrumpido por sonido que hacen las gaviotas que revolotean por la playa.

Muy cerca, saliendo a la carretera nuevamente, también Huara (kilómetro 141 de la Panamericana Norte), mi curiosidad intelectual tenía otro destino, la zona arqueológica de Bandurria; un lugar arqueológico que data de 4 mil años antes de Cristo, una verdadera experiencia que nos hace sentir más peruanos. Ya estando ahí, muy cerca está Playa Chica, tercera parada, más playa chicos…

Después de Playa Chica, siguiendo por la carretera, empezamos a avizorar la bella ciudad de Huacho (kilómetro 150 de la Panamericana Norte) , aquí teníamos que comer y pasear. El hambre ya asomaba y me esperaba otro problemita ¿qué comer?; Huacho es famosa por ser una cálida ciudad de gente muy amable, pero también famosa  por su exquisita comida, nos sentamos en una restaurante local y estaba entre la Sopa a la huachana, el cebiche huachana o de pato, ajís a huachana o la mundialmente famosa salchicha huachana, ¡uf… que sabroso dilema!. Después de un paseo por la Plaza de Armas de Huacho, seguimos nuestro recorrido costero, próxima parada Vegueta.

20 minutos después en el kilómetro 159 de la Panamericana Norte, llegamos a Vegueta, un pueblo pequeño pero bastante acogedor, pero no podíamos perder más tiempo, la famosa playa Tambo de Mora nos esperaba. Ya en la playa, sin mucho esfuerzo logramos divisar la no menos famosa Isla Don Martín, un paseo en bote alrededor de la isla cerraría con broche de oro nuestra visita a Tambo de Mora, ese día  nos recibió un mar tranquilo, mientras que pelícanos y gaviotas nos daban la bienvenida, y si exigimos la vista a los lejos podíamos ver algunos lobos marinos que se percataron tímidos de nuestra presencia.

Echamos un vistazo al mapa, y marcado en rojo estaba   nuestra próxima parada, las famosas albuferas de Medio Mundo (kilómetro 179 de la Panamericana Norte), una bella formación natural en donde muchos aventureros acampan para disfrutar de los paisajes, de la flora y de la fauna. Muy cerca, está la recóndita playa Los Viños, llegamos con emoción y cientos de cangrejos nos dieron la bienvenida en la arena, un verdadero espectáculo de la naturaleza.

Siguiente parada Supe, ahí llegamos a la Caleta Vidal, un pequeño pero muy acogedor pueblo de pescadores, que rápidamente nos saludan como si nos conocieran, que linda gente. Muy cerca llegamos al Puerto de Supe, sabíamos que hay un circuito de playas, pero nosotros íbamos a Playa La Isla, la más concurrida por los bañistas y turistas, deben ver sus formaciones rocosas que el capricho de la naturaleza ha hecho que formen una pirámide.

Nuestro recorrido por el Norte Chico llegó a su fin, toca volver a casa, sabemos que nos faltó muchas lugares que visitar, mucha gente por conocer y mucha comida más que probar; pero este viaje abre un nuevo libro debemos llenar con más viajes y aventuras  a este fantástico lugar. Hasta la próxima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *