Totora (Schoenoplectus californicus)

Totora (Schoenoplectus californicus)2

Totora (Schoenoplectus californicus ssp. Tatora) es una subespecie de la variedad de junco gigante. Se encuentra en América del Sur, sobre todo en el lago Titicaca, en la costa central del Perú y en la Isla de Pascua, en el Océano Pacífico. El género Schoenoplectus está estrechamente relacionado con los Scirpus y, a veces es incluido en el mismo. Es una planta de raíces fibrosas, con un tallo liso y acostillado. Las hojas de las partes inferiores tienen estructuras foliares sin láminas.

Los habitantes de la región a lo largo de la costa de Perú han utilizado totora para construir sus caballitos de totora, pequeñas embarcaciones de pesca horcajadas y con remos durante al menos 3.000 años. El pueblo Uru, un pueblo indígena anterior a la civilización Inca, hizo vida en el lago Titicaca sobre islas flotantes formadas de ésta planta. El pueblo Uru también utilizaba la planta de totora para hacer barcos a partir de las cañas de plantas secas.

Los habitantes de la isla de Pascua Rapanui utilizan cañas de totora, conocido localmente como nga’atu, para techar y para hacer pora (una herramienta para poder nadar). Éstos se utilizan para la recreación, y se han empleado en los Hopu (campeonatos de clanes) para llegar a la costa Motu Nui en la competencia llamada tangata manu (hombre pájaro). No se sabe con seguridad cómo la planta llegó a la isla; Thor Heyerdahl, el explorador y etnógrafo noruego, argumentó que había sido traída por los peruanos prehistóricos, pero existían grandes probabilidades de que hubiera sido traída por aves. Las investigaciones recientes indican que la planta totora ha estado creciendo en la Isla de Pascua durante al menos 30.000 años, que se remonta a muchos años atrás de lo que los seres humanos llevan habitando la isla.

Los caballitos de totora son embarcaciones de caña utilizadas por los pescadores peruanos durante los últimos 3.000 años, lo que se sabe gracias a la evidencia de fragmentos de cerámica antiguos.

Llamado así por la forma en que están montados, los pescadores jinetes los utilizan para el transporte de sus redes, y para recoger los peces en su cavidad interior. El nombre no es el  original de éste oficio, ya que los caballos no fueron introducidos a América del Sur sino hasta después de la llegada de los españoles en el siglo XV. Éstas embarcaciones están hechas de la misma caña, Scirpus californicus, utilizada por los Uros, en la región del Lago Titicaca, donde se suelen construir también esteras para el servicio de gobernadores y caciques. Según las leyendas de la región, una gran variedad de artículos de decoración y adorno personal se elaboraban con ésta planta. En el río Desaguadero, en las cercanías del lago Titicaca, también existe un puente construido a base de éste material.

Los pescadores de la famosa ciudad puerto de Huanchaco todavía utilizan éstas embarcaciones hasta este día, montando las olas para llegar de nuevo en la orilla, y sugiriendo ser una de las primeras formas de navegar en olas. En la actualidad, existe un debate de menor importancia en el mundo del surf, en cuanto a si constituye la primera forma de surfeo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *