Los remotos orígenes de Huacho

Los remotos orígenes de Huacho 1

Emplazada en una bahía bañada por las aguas del Océano Pacífico, la ciudad de Huacho se ubica a 150 kilómetros del norte de Lima y se encuentra administrativamente conformada por los distritos de Huacho, Santa María, Hualmay, Carquín y Huaura.

La primigenia población de Huacho

Sus remotos orígenes datan de la formación de la misma bahía, donde sus primeros pobladores se organizaron en tribus distribuidas a lo largo del territorio, regidos por una cultura pesquera y recolectora, donde se desarrolló una tecnología agrícola para el sustento de sus etnias. Los conquistadores españoles al arribar al valle de Huaura, se toparon con éste pueblo sumido en su cultura autóctona, la Chancay que contaba con construcciones, canales utilizados para el riego, agricultura especializada, medicina y cirugía de metalurgia (utilizando metales como el oro, la plata y el cobre), elaboración de fibras y tintes para textiles, así como la fabricación de cerámica.

“Huacho”: un término, varios significados

El origen toponímico de su nombre proviene de la voz quechua “huaqcha”, que significa “huérfano”; según el historiador Max Espinoza Galarza en su investigación “Toponimia Quechua en el Perú”, esto se deriva del hecho que los caciques de la costa norte del territorio castigaban a los habitantes desobedientes de sus etnias desterrándolos a las áreas despobladas de Huacho quedando así, como personas huérfanas, abandonadas a su suerte sin el apoyo de su tribu. Otra tesis señala que en lengua quechua, “huacho” significa “camellón” o “canal”, lo cual no se descarta porque es probable que haga referencia a la formación de la bahía o al río Huaura, esto según don Felipe Paz Soldán, añadiendo además que en aymara éste mismo vocablo se traduce al término becoquín o birrete.

En las investigaciones de Carlos Zegarra Talavera acerca de la toponimia de Huacho, nos indica que el Potentado de la zona era un llamado “Huachu”, nombre tomado por los  españoles para referirse a la bahía; éstos españoles se encontraban comandados por el Capitán Hernando Pizarro y cada vez que hacían mención del  lugar, los hispanos distorsionaban el nombre diciendo Guacho en vez de Huacho. La expresión se hizo común diseminándose entre los conquistadores españoles, popularizándose la zona de la bahía como “la tierra de Guacho”.

Mientras que para Arnaldo Arámbulo, Huacho es un término etimológicamente formado por las palabras “gua”, amigo y “chus”, peces, conformado el significado “amigo de los Peces”. La mayor y más importante consideración que debe hacerse respecto al origen del término Huacho es que, la Diosa de los humedales era conocida como Urpay Huachac y que de su nombre es muy probable que provenga el vocablo «Huacho». Tanto el mito como el culto a Urpay Huachac existe también en la sierra que corresponde a los valles de la costa central; se cree que el aporte cultural fue llevado por los pescadores producto del proceso de trueques de pescado seco. Era muy sencillo que los habitantes de las serranías de las quebradas de Lurín y Lima  adhirieran éste culto a sus tradiciones, ya que de hecho adoraban a  las 5 hermanas de Pachacámac, entre las cuales se encuentra Urpay Huachac.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *