El terremoto de 1966

El terremoto de 1966 2

Las Salinas de Huacho fueron el sitio donde tuvo epicentro el devastador terremoto de 1966 que afectó gravemente tanto a ésta ciudad, como a las de Lima y Callao, así como a toda la franja litoral norte del territorio peruano. Éste movimiento telúrico provocó además un maremoto que afectó a la bahía huachana. Es uno de los terremotos más destructivos que han azotado a Perú, superado años más tarde por el terremoto de Ancash, que dejó un saldo de 100 mil víctimas mortales.

Descripción del terremoto de 1966

Eran las 4:41 minutos de la tarde del día 17 de octubre de 1966, cuando en las ciudades de Lima, Callao y la ciudad frente al epicentro, Huacho, sintieron el movimiento telúrico. Al inicio del temblor fueron muchos los que pensaron que se trataba de un breve temblor, pero el pánico se apoderó de la población en general a medida que transcurría el tiempo y no cesaba el movimiento de la tierra. Parecía una interminable pesadilla que duró 45 segundos de sacudones cada vez más fuertes. Su epicentro tuvo origen en Las Salinas de Huacho, con una magnitud de 8,1 grados, uno de los movimientos telúricos más fuertes y de mayor impacto en toda la comunidad del centro costero del Perú.

Las devastadoras consecuencias del movimiento telúrico

Fueron varias las zonas afectadas por el terremoto, en diferentes magnitudes según su cercanía a Huacho; entre éstas zonas se encontraron La Molina, Puente Piedra, las zonas de mayor antigüedad de Rímac y del Cercado, y el Callao, ocurriendo los daños más graves en los edificios de menor altura, donde se registraron, en su mayoría, graves destrozos internos. En las edificaciones más altas, se podían observar grietas en los muros de mampostería.

Según se cuenta como dato curioso, la iglesia de San Bartolomé de Huacho quedó devastada en su interior, pero sus fuertes muros no resintieron la fuerza del terremoto; tiempo después, para reconstruirla, tuvo que ser dinamitada para que los muros cayeran.

Muchas viviendas quedaron totalmente derribadas, y el maremoto posterior llevó varios cargueros a tierra; la iglesia matriz del Callao se desplomó en su totalidad y fueron contabilizados cientos de muertos y miles de damnificados. El desastre ocurrido en cuanto al derrumbe de casas fue muy grave, ya que muchas de ellas estaban construidas con adobe, material que cedió ante la fuerza, intensidad y duración del movimiento telúrico.

Una grave problemática que después no pudo controlarse fue la invasión de terrenos por parte de oportunistas; las autoridades no contaban con registros ni documentos que permitieran esclarecer éste tipo de desorden y negativo aprovechamiento de la situación.

El inicio de varios sismos

El terremoto ocurrido en 1966 en Las Salinas de Huacho fue el primero de una serie de 3 terremotos ocurridos en intervalos de 4 años, azotando fuertemente el territorio peruano, siendo el más devastador el ocurrido en 1970 que arrasó por completo con la localidad de Yungay. El último de esos fuertes sismos ocurrió el 3 de octubre de 1974.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *