El desembarco de la expedición libertadora en Huacho

san Martín

La bahía de Huacho es un lugar frecuentado por turistas tanto peruanos como provenientes de cualquier otro punto del planeta; la hospitalidad de los huachanos, su agradable clima templado y la belleza de las aguas del Pacífico que bañan sus costas, son un tesoro que muchos van a apreciar en la tranquila bahía que vio arribar al general José de San Martín, junto a su Expedición Libertadora en lo que serían los pasos decisivos para la independencia de Perú.

Los planes del general José de San Martín

Como buen estratega, el general San Martín planea su desembarco en el distrito de  Végueta y  playas aledañas porque tenía una estrategia basada en información detallada proporcionada por las dos expediciones efectuadas hacia el año 1819 por el almirante Tomás Alexander Cochrane. La información suministrada le confirmó las noticias que tenía acerca de la bahía, sirviéndole  para perfeccionar sus planes de arribo y desembarco en lugares  estratégicos del litoral peruano, cuya cercanía a Lima eran ideales para militarizar la ciudad desde donde el Virrey gobernaba. La información proveniente de las expediciones del almirante Tomás Alexander Cochrane le sirvieron también para elaborar mapas sumamente detallados, pudiendo vaciar en ellos información concerniente a la inclinación política de sus habitantes y posibilidades de abastecimiento de víveres y otros suministros para su Ejército Libertador, que contaba con no menos de seis mil hombres, sumado a esto a la caballería que traían consigo.

Una de las causas más importantes que motivó al general José de San Martín a desembarcar en la bahía de Huacho fue la incondicionalidad que mostraron los huachanos cuando  Cochrane arribó al litoral en 1819. La población casi por entero se entregó a la causa de la libertad; fueron pocos los pobladores que huyeron o apoyaban la causa del rey. La dedicación total de los huachanos fue asumida hasta sus últimas consecuencias, pues al retomar los realistas el control de las poblaciones se les decretaron terribles castigos, así como hubo también numerosas sentencias a muerte por haber sido los pobladores que mayor cooperación prestaron a la causa libertadora. Los factores de distancia y apoyo hicieron de la bahía de Huacho un punto estratégico en los planes del general San Martín.

El día del desembarco

Los huachanos aguardaban el acontecimiento que esperaban: el día 10 de noviembre de 1820, los pobladores pudieron divisar desde la playa las siluetas de los buques de la Escuadra Libertadora, ya fondeados y con sus velas recogidas. Los pescadores rápidamente se pusieron en marcha en sus pequeñas embarcaciones hasta los buques, con el fin de ofrecer la ayuda pertinente al ejército comandado por el general San Martín. Todo el pueblo de Huacho esperaba ansioso que el ejército desembarcara.

Ya era de difundido conocimiento la presencia de la Expedición Libertadora del Perú por boca de los emisarios que llegaban a las poblaciones contando los portentos de sus acciones. Los huachanos mostraron una notable valentía al entregarse a la causa de la libertad aún conociendo los severos castigos y mortales consecuencias que tendría la gesta independentista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *